No hay mayor placer para los oídos que escuchar una nota armonizada por una coral seguido de un silencio, todos juntos, la piel de gallina…